martes, 12 de noviembre de 2013

Cómo sobrellevar la rutina otoñal disfrutando de la temporada.

Hola de nuevo, tras algún tiempo de inactividad vuelvo para traeros todo lo mejor de cada temporada.
Muchos opinan que estos meses son estresantes debidos al comienzo de cosas nuevas, la vuelta a la rutina e incluso hay quien comenta que hay poco que sacar de el otoño, pues bien, eso es que no se ha parado a mirar alrededor, no ha salido a la naturaleza y no ha probado a experimentar con todos los sentidos esta estación.

En primer lugar para deleitarnos el tacto y ahora que hace frío os recomiendo hacer algo con lana. Os presento el modelo Totem de Lanas Katia.



Me gusta porque son colores matizados que quedan perfectos incluso con un punto sencillo.
También me ha entusiasmado porque sus tonalidades van desde gamas de un mismo color hasta la mezcla exquisita de varios de ellos de forma que combinan con cualquier prenda y alegran los días grises.

Este es el que yo he elegido, es el color matizado 303 y he realizado una bufanda de punto mágico muy mullida y suave, ahora a esperar que llegue el frío.


En mis fotos parece diferente del anterior pero os aseguro que es el mismo, es por la luz y la cámara, que no es la misma.




El gusto del otoño lo encontramos en sus frutos como el membrillo, con el que podemos hacer compota, mermelada o dulce (añadiéndole más azúcar y con más tiempo de cocción) en las setas propias de la estación como níscalos, boletus, etc. y en los frutos secos que no por tener un sabor más discreto dejan de protagonizar estupendos platos y postres como el marrón glasé, hecho con castañas y cuya receta os dejo a continuación.

AIngredientes:
-        ½ kilo de castañas gorditas.
-       400 gramos de azúcar,
-        1 vaina de vainilla / piel de limón/ canela / anís estrellado.
-       Coñac.
AElaboración:
Pelar la cáscara dura de las castañas, y escaldarlas 5 minutos en agua hirviendo para pelar la finita también.
Coceremos las castañas otros 10 minutos para que se queden blandas pero firmes, no hay que remover mucho para que no se rompan.
Mientras tanto prepararemos el almíbar con el azúcar y la combinación de los ingredientes que queráis, personalmente me gustan con vainilla y limón, limón y canela o canela y anís, probad diferentes combinaciones. Añadid aquí el coñac si queréis, con dos o tres cucharadas es suficiente. Coceremos el almíbar unos 15 minutos a fuego lento hasta que veamos que queda transparente.
Una vez bien escurridas las castañas las echamos en el almíbar con cuidado que no se partan, llevaremos a ebullición y dejaremos enfriar, repetiremos esta operación hasta que el almíbar reduzca y vaya dejando las castañas glaseadas. Hacedlo por lo menos tres veces y luego si queréis se pueden hornear a 125 º otros 15 minutos para que acaben de secar.


En esta línea culinaria y para llevar a nuestra casa el olor a otoño os recomiendo (si no hacéis las castañas, ya que darán olor por sí mismas) poner a cocer en una cazuela cáscara de naranja con anís y palitos de canela. Vuestra casa se convertirá en un acogedor y cálido refugio en días fríos.


Y para la vista y el oído no hay nada mejor que dejarnos caer por los espectaculares bosques de hayas que tenemos diseminados por toda la península. En ellos podremos admirar la belleza y variedad de colores parándonos a tomar un tentempié al lado del relajante murmullo de un arroyo.

Me despido con esta imagen del Parque Natural Hayedo de Tejera Negra, altamente recomendable para visitar en esta época, podéis encontrar información y reservas aquí.



Un saludo y que disfrutéis plenamente de los pequeños placeres de esta estupenda estación.





2 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues a mi me encanta el otoño y tu bufanda !!!

Isa peralvarez dijo...

A mi me chiflan todas las ideas que propones!!!